Entre el avión y el Paraíso

11021250_1061722190510996_8382361000905098325_n

Una de las cosas con las que uno se encuentra al entrar a la Sala Cero del teatro “El Galpón” donde tendrá lugar la obra “Check In al Paraíso” es una escenografía muy interesante, un diseño y un concepto artísticos muy acordes a lo que sucederá en la obra. Hecha de madera y cartones dibujados o pintados, quizá tomando el aspecto simbólico del cartón pintado, aparecen una cocina-estar, unas ventanas y una especie de pared de lo que será la casa de la vecina de la familia que desentraña la obra. Un gran trabajo de Larisa Erganián.

Allí, el conflicto será planteado a través de una anciana, la abuela de la familia quien no quiere ir con sus hijos y nietos a Disney porque no le gustan los aviones, al menos eso dice. La familia, de barrio y origen humildes ha acertado un “tombolazo” y tienen pasajes, hoteles y traslados cubiertos para ir a Disney World y a Miami. Al comienzo intentan convencer a la anciana, quien en realidad tiene como sueño conocer Punta del Este, ya que allí están las figuras que ella ve por televisión. Mientras su familia intenta convencerla, ella se enferma de gravedad y empieza unos meses de agonía. A partir de allí empieza a desenrollarse la trama. Allí veremos los miedos, las ideas y las miserias de una familia que, teniendo un sueño casi cumplido se ve en el dilema de postergarlo por la salud de la abuela.

Algunos personajes cambian, vemos entonces los dobleces y cómo dentro de cada uno está el hecho de conservar lo que los formó como familia, o ceder ante la frivolidad o, si se quiere, el hecho de tener que continuar con un sueño a pesar de la situación compleja en la que viven.

El elenco está formado de manera equilibrada, hay una actuación ajustada a una obra que, si bien pone en el tapete temas difíciles, incluso momentos emotivos, puede ser vista por toda la familia. El elenco responde a la altura de lo que el texto exige, pero si hay tres actuaciones para destacar son la de Rosario Fernandez Chaves, quien hace de Doña Lala o “la abuela”, Carina Méndez en el papel de Amalia y Elsa Mastrángelo como Chicha. Eso no quiere decir que el resto del elenco (Malú Contreras, Ángeles Vázquez y Jorge Villamarzo) no lleve con precisión el manejo de cada uno de sus papeles.

La dirección el texto están a cargo de Teresa Deubaldo y, si bien la dirección es muy buena, y propone unos manejos del escenario muy bueno y con unos recursos muy interesantes para una sala pequeña, el texto podría estar cargado de un lenguaje un poco más dramático para las situaciones que describe como la vejez, la muerte, la pobreza, la crisis interna, el enojo, y al mismo tiempo propone unas tensiones entre el momento de tragedia y de risa que, en lo personal, no están manejados con el tiempo adecuado. La risa y la emoción se mezclan pero de modo agolpado y el espectador no sabe qué pensar cuando sucede todo al mismo tiempo. Sin embargo la obra propone un clima de reflexión necesario para un tiempo como este. Será el personaje de Amalia quien nos deje viendo si “somos o no somos una familia unida”.

Las funciones son: Sábado 21.30 hs. Domingo 20.30 hs. Sala Cero del teatro “El Galpón”. Entradas: $ 280 TJ, Jub $ 130, Socios SUA $ 100. Socio Espectacular gratis con cupo limitado, cubierto éste abonan 2×1.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>