Entrevista a Sole Ramírez: “intenté ponerme a la altura de las cosas que se planteaban”

Dentro de los fenómenos musicales del último tiempo, el nombre de Malatuya se ha vuelto un sonido común, tanto en admiradores como en detractores porque quizá es una condición inherente a la visibilidad popular. Un grupo joven con una estética más bien pop, de ritmo pegadizo, contagioso, fresco, pero sobre todo se trata de una banda con una estructura musical sólida, buenos instrumentos y bellas voces afinadas, lo cual, en los tiempos que corren parece ser un hábito casi extinto en los grupos generadores de “hits”.

Sole Ramírez es la voz femenina del grupo y una de sus caras más visibles, a partir de su participación en la banda se ha vuelto una figura mediática del panorama musical actual. Más allá de eso, también es una de las conductoras de ChsusmasTV en el canal digital PopTv, instancia que le ha permitido desarrollar otra faceta de su carrera y la ha descubierto como portadora de gracia y carisma frente a la cámara fuera de su rol de cantante. Para conocer algunos aspectos de su carrera, La Mirada charló con ella.

11995172_10207325159628079_1251922167_o

Foto: Betina de Bernochi

 

  • En una nota dijiste que la banda había pasado “de nada a todo” ¿por qué creés que fue eso?

Porque en realidad, de la manera que se fue desarrollando todo, s bien viéndolo en perspectiva fue un proceso y continúa siéndolo, desde el punto cero hasta que sucediera algo fue como muy abrupto, no empezamos de a poco sino que empezó todo de golpe. O sea, no teníamos una banda, no teníamos el proyecto de tener una banda, yo recién los estaba conociendo a ellos como grupo humano también, porque ellos fueron amigos toda la vida y yo me integré a su grupo. De eso pasamos a, en dos semanas, preparar un show para tocar por primera vez, ensayar todos los temas, armar un repertorio, elegirlo y después salir a tocar. Tuvimos nuestro segundo show, yo me fui a un viaje que tenía programado de antes, y cuando volví teníamos fechas hasta mediados de año, todos los fines de semana. Entonces fue realmente muy abrupto, de nada a todo.

 

  • En determinado punto no fueron conscientes de eso…

Exacto, fue como un cachetazo. La metáfora que mejor representa lo que pasó y todo lo que tuvimos que armar. Y acomodarnos fue sobre la marcha, no es que hubo un tiempo de planificación: bueno queremos llegar a tal punto con una banda, armamos una estrategia, golpeamos las puertas, armamos nuestros temas, los presentamos, tocamos en algún barcito y el proceso de una banda que quiere ser una banda, no. Fue como que te empujen y te digan “bueno, dale, salí”. Entonces decís: “bueno habrá que acomodar el caballo y seguir el ritmo”.

 

  • Y acomodarse a eso ¿les trajo alguna complicación?

Mirá, fue como un sacudón fuerte pero siempre tuvimos una actitud de ir para adelante, de enfrentarlo, y sobre todo un deseo de querer estar a la altura de lo que nos iba sucediendo. Entonces como que nos acomodamos muy bien, la base de eso es que formamos un lazo muy fuerte en lo humano y es a lo que siempre le pusimos la prioridad, que en el grupo haya buena onda, que haya apoyo, que haya unión y que, cuando integramos gente al grupo de trabajo, siempre priorizamos que haya buena química, que sean conocidos o amigos y, después obviamente, que aporten al trabajo. Nunca integraríamos a alguien que es un grosso pero hay mala onda, no, porque la base de todo es esa, llevarnos bien y disfrutar, si dejamos de divertirnos pierde el sentido, se desmorona todo lo demás. Entonces, sí, obviamente que hubo mucho que aprender sobre la marcha, tratar de evitar errores y poner mucha cabeza pero nunca hubo momentos de saturación, o en realidad los hubo por asumir muchas responsabilidades, o por intentar manejar cosas que no se sabían manejar, pero todo se fue superando.  Después en este proceso de profesionalización fuimos incorporando gente al equipo para que nos ayude y dividir las tareas para que todos hagamos algo.

 

  • Respecto al estilo particular de la banda ¿cómo fue el proceso de consolidación?

En realidad nuestro estilo es como algo muy fiel a lo que somos, no nos pusimos a decir “a ver qué queremos mostrar” sino que es como un fiel reflejo de cómo somos, en cuanto a lo musical es un reflejo de la música que escuchamos, sobre todo ellos que vienen de la frontera, de estar cerca de Brasil, de que en sus casas haya algún instrumento del estilo, un pandeiro  o un rebolo, era muy común. Yo, al ser de Montevideo no tenía esa costumbre, no tengo esa influencia, pero bueno, ellos me la contagiaron de alguna manera y me mostraron todo eso.

En cuanto a nuestro estilo como banda, es muy como es, sin poses, siempre tenemos una premisa de ser lo más “pies sobre la tierra” posible y tener un trato buena onda con todo el mundo, atender a todo el mundo que se nos acerque de la mejor manera.

 

  • ¿De qué género se consideran parte?

En realidad, si lo tenemos que definir y encasillar en algún lugar, es una fusión de ritmos brasileros, que también tiene un poco de pop, ahora en nuestro segundo disco hay electrónica, hay un tema que es más rockero, hay una murga. Realmente es como un género de fusión, la base es lo brasilero, pero no nos tenemos clasificados y etiquetados en un cajoncito, porque siempre hacemos lo que tenemos ganas y, sobre todo, probando cosas, entonces no sabemos cómo clasificarnos y tampoco queremos, en realidad.

 

  • ¿Les molesta ese tipo de encasillamientos?

En realidad no nos molesta, entendemos esa necesidad del mundo de querer ver en qué cajoncito va cada cosa, es una necesidad que tenemos en todo. Tendemos a querer clasificar para entender, “vos sos esto, o esto, o esto”, nosotros respetamos eso aunque no tengamos la necesidad de clasificarnos, vamos haciendo, vamos siendo y de afuera se encargarán de clasificarnos en lo que les parezca. Obviamente, si vos me preguntás lo que siempre me preguntan de si formamos parte de este fenómeno de la “cumbia cheta” yo te voy a decir lo que pienso, y es que en realidad de por sí no hacemos cumbia, tendríamos que cambiar y sustituir instrumentos, y lo de “cheta” me parece muy subjetivo y elitista también, pero no, no nos molesta y comprendemos la necesidad. Y también vemos la diversidad de etiquetas que nos ponen.

 

  • ¿Cómo es el proceso de elección de temas y composición que hay en el grupo?

Como te contaba recién, cuando empezó esta idea y tuvimos nuestro primer show, la elección de temas fue, buscar temas que nosotros conocíamos que nos gustaba escuchar y cantar y después que se pudieran adaptar al ritmo que nosotros hacíamos. No todos los temas se pueden hacer transformados a este ritmo porque no quedan bien, o quedan muy rápidos, o quedan muy lentos, entonces es cuestión de elegir y probar y buscarle la vuelta a todo ese proceso de reciclaje, de agarrar algo que ya está hecho de una manera, reciclarlo, pasarlo por un proceso de transformación y hacer un producto nuevo con eso. El criterio es ese, que nos guste y que se pueda transformar. Y después a la hora de componer fue también muy libre y muy espontáneo; al que le surgía escribir una letra lo hacía, venía y la mostraba, al que le surgía escribir una melodía lo hacía, venía y la mostraba y después nos dividíamos en grupo a pegar lo que tenía cada uno, y fue así, muy libre.

 

Sole cuenta que el grupo tiene una vertiente muy amplia de influencias, desde la música británica hasta la murga cada uno aporta su visión para el proyecto, y así es que confluyen muchas vertientes en lo que la banda propone, “uno tiene las referencias ya incorporadas”, explica la cantante. Respecto a la fusión de músicas brasileras, la banda no vio el contraste entre el ritmo alegre que buscaba y la estética más bien gris de Montevideo, al contrario, lo ve como un extra; “creo que jugó a favor, porque no era algo muy común y al oído era algo nuevo, no es que inventamos la música brasilera, pero sí empezó a entrar en ámbitos nuevos”.

El estilo de la banda, su preferencia por las versiones, su ritmo bailable y pegadizo, sin embargo, resultaron en un principio, algo desconcertantes para esa necesidad de asociar al grupo a un género determinado; “eso hizo que la gente pensara que lo nuestro era cumbia, el estilo no estaba en el registro, pero el hecho de ser algo novedoso ayudó a que la gente pusiera más atención, y a nosotros nos gustó esa idea de hacer algo que no se hace mucho, en el comienzo nos comparaban con Agapornis, era una asociación inmediata, con el tiempo nos despegamos de esa asociación”.

Dentro de su carrera por fuera de lo que es la banda, Sole es una de las conductoras de ChusmasTv junto a Belén Marenales y Mery Slinger, un programa que, al igual que Malatuya está hecho por talentos jóvenes, con una impronta natural, espontánea, fresca: “soy la que canta en Malatuya haciendo un programa, en todo lo que haga soy la misma persona (…) me lo cuestioné, era verme en otro rol, pero después me di cuenta de que era muy compatible”. El programa tiene todo para seguir creciendo, revela un talento para la comunicación que, sin duda, tiene gran fusión con su actividad como cantante.

 

 

  • ¿Quién es Sole Ramírez?

Yo. Me defino como una persona muy auténtica al recuerdo que tengo de mí desde siempre, no he cambiado demasiado sobre lo que recuerdo, una persona bastante tímida como lo fui desde la escuela que me hablaban y quedaba toda colorada. Fui desarrollando y mejorando eso, hasta el día de hoy que puedo estar frente a un montón de personas que me están clavando la mirada y eso no me paraliza. Me gusta mejorar en las cosas, estar en permanente evolución, en mi actividad con la banda inmediatamente me puse a estudiar canto que nunca había hecho, si bien era algo que me gustaba nunca me atreví, como decía hoy intenté ponerme a la altura de las cosas que se planteaban. Soy una persona sensible, demasiado a veces, me atraviesan mucho las cosas que me pasan alrededor. No sé, me gusta ser espontánea, natural, no me siento cómoda en las estructuras, en lo acartonado, no me siento cómoda con los horarios, con las rutinas, me aburre loe estático, me gusta mucho lo que es la comunicación, la expresión, el intercambio. No me veo trabajando en una oficina ocho horas, ya lo hice y no me sentí cómoda, me intoxicaba eso. Me gusta trabajar en mí, mejorar, eso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>